La siesta es una obra en desarrollo, abierta a lo que pueda pasar en cada intento de pintar del natural a una niña, a mi hija, mientras duerme.